Chistes muy graciosos

Los chistes tienen la particularidad de ser un entretenimiento que tenga como finalidad hacer reír para pasar un momento ameno, distraerse o romper el hielo. Son un condimiento esencial para las reuniones con amigos. Espero que los disfruten con risas.


1. Un hombre entra a un bar y ordena un scotch, minutos después otro. El barman observa que el hombre a la vez que bebe, introduce su mano en el bolsillo y saca algo, lo ve, y lo vuelve a ocultar. Su curiosidad no puede más y se le acerca al hombre y le pregunta: ¿Qué es lo que sacas del bolsillo y ves con tanta insistencia? Es una foto de mi suegra. Cuando ella se empieza a ver agradable, es hora de parar de beber.


2. Un borracho muy borracho llega a su casa. Con gran dificultad consigue sacar su llave y dice:

- Eshta esh mi llave y eshta esh mi puerta.

Tambaleándose entra en la casa, y dice...

- Eshta esh mi casha, eshte esh mi pashillo, eshta esh la puerta de mi habitasión.

Entra en la habitación, y sigue palpando:

- Eshta esh mi cama, eshta esh mi mujer, y eshte tio que eshta durmiendo en la cama shoy yo.


3. Un hombre en un estado realmente lastimoso y con una cara muy triste se encuentra con un viejo amigo suyo en la calle.

- Pero Pepe, que te ha pasado?. Has tenido un accidente?. Estás que da pena verte!.

- Pues mira... es que soy alcohólico... y cuando llego a casa borracho mi mujer me pega. Además, mis vecinos ya conocen la historia, y se ríen de mí; mis amigos no me quieren hablar, y mis hijos se avergüenzan de mí, así que cada vez bebo más, y la cosa está cada vez peor, no se que hacer.

- Ah, pues me alegro de haberte encontrado, porque conozco la solución. Lo que tienes que hacer cuando tu mujer te pegue es bajar la persiana para que tus vecinos no vean lo que está pasando, y gritar como si fueses tu quien la pegase a ella, y de esta manera todo el mundo te volverá a respetar.

- Oye, que buen amigo eres, a pesar de los años que han pasado. Vamos a celebrar este encuentro tomando unas copas.

Total, que esa misma noche llega a su casa con un pedo increible, batiendo su record. Apenas ha entrado en el piso, su mujer empieza a gritarle, pero el ya está preparado.

- Borracho! Que verguenza! Otra vez!

- Calla, so guarra! Que te has creido? Que me puedes insultar en mi casa, o que? Cierra tu asquerosa boca!

Y se va corriendo a cerrar la persiana, pero la mujer está incluso más cabreada que de costumbre porque le ha contestado, así que cuando está al lado de la ventana le pega una bofetada tan gorda que lo tira a través del marco, atravesando la persiana y el cristal de la ventana; pero el marido, pensando en lo que le ha dicho su amigo, grita mientras va cayendo a la calle:

- Y ahora me voy de copas con mis amigos!.


4. Un borracho entra a un bar y le dice a su compañero:

- ¡Ojalá que todas esas bebidas las tiraran al fondo del mar!.

- ¿Por qué?. ¿Estás en alcohólicos anónimos?.

- ¡No, yo soy buzo!.

Son dos borrachos en un bar y uno le dice al otro:

- No bebas más que te estás volviendo borroso.


5. Hace tiempo había un toque de queda a las ocho en Belfast, Irlanda. Dos soldados van paseando por la calle cuando ven a un borracho que va de un lado de la acera al otro haciendo eses; entonces uno de los soldados levanta su rifle, apunta, dispara, y mata al borracho en el acto.

- Pero hombre, que te pasa, por que le has matado si solo son las siete y media?.

Es que conocía a ese desgraciado, y a ese ritmo no le iba a dar tiempo de llegar a su casa antes de las 8.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada