Frases de despedida

-No se ponga triste ante una despedida. Una despedida es necesaria para volver a reencontrarse.

-Y un reencuentro, después de un momento o después de toda una vida, es algo inevitable si somos amigos de verdad.

-Cada vez que me despido de ti me muero por dentro. Y cada vez que me reencuentro contigo, siento que estoy en el Cielo.

-Solo en la agonía de despedirnos somos capaces de comprender la profundidad de nuestro amor. (George Eliot).

-Si fuésemos capaces de saber cuándo y dónde volveremos a encontrarnos de nuevo, nuestra despedida sería más tierna.

-Hoy estoy buscando la mejor manera de decirte adiós y al mirarte siento que el dolor despierta en mi corazón.

-En cada sitio que estés, en cada sitio que esté, en las cosas que vives yo también viviré.

-Te vas y yo me quedo como siempre, contento. La brisa da en mis ojos caricias y arañazos, y poco a poco surge la redondez del llanto.

-Con los ojos de la despedida, la vida parecería una cosa perdida, sin embargo, cada despedida supone un nuevo encuentro.

-Te vas a la ciudad definitiva, sin mí, perdonarás que no te vaya a despedir, la noche corta como un cristal roto y tú estarás tan triste como hermosa allá arriba en el Cielo.

-Cada vez que me despido de ti me muero por dentro.

-Nunca digo adiós, no dejo que las personas más cercanas a mí se vayan. Pueden irse físicamente, pero es solo una apariencia de lejanía, porque los quereres están en el corazón.

-Los enamorados no saben decirse adiós: se acompañan siempre.

-Te digo adiós para toda la vida, pero toda la vida seguiré pensando en ti.

-Confía en el tiempo que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

-¿Por qué se tarda solo un minuto en decir hola y toda una vida en decir adiós?.

-Un millón de palabras no pueden hacer que vuelvas, lo sé porque lo he intentado. Tampoco un millón de lágrimas. Lo sé porque he llorado hasta no poder más.

-No le temo a tu despedida: le temo a la desolación que inunda mi alma al saber que no he de perderme en tus ojos o fundirme en tu piel nunca más.

-Nunca digo adiós a nadie. Nunca dejo que las personas más cercanas a mí se vayan. Me las llevo conmigo donde yo vaya.

-Soñar como si fueses a vivir para siempre y vivir como si fueses a morir hoy mismo.

-Las despedidas son esos dolores dulces…

-Solo en la agonía de despedirnos somos capaces de comprender la profundidad de nuestro amor (George Eliot).

-Cada vez que me despido de ti me muero por dentro. Y cada vez que me reencuentro contigo, siento que estoy en el Cielo.

-Un millón de palabras no pueden hacer que vuelvas. Lo sé, porque lo he intentado. Tampoco un millón de lágrimas. Lo sé porque he llorado hasta no poder más.

-Si fuésemos capaces de saber cuándo y dónde volveremos a encontrarnos de nuevo, nuestra despedida sería más tierna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario